AUTOR

Abogado: ALFREDO HERRANZ ASIN Despacho: Conde Aranda, 1, Pral. Izda. 50004 Zaragoza Teléfono 976205797 Email: alfredoherranz@reicaz.com Twitter: @extranjeriabog

OTROS BLOGS DEL AUTOR

miércoles, 27 de enero de 2016

QUO VADIS EUROPA?

Cuando decidí hacer un blog sobre extranjeria no lo hice para hablar de aspectos técnicos legales o jurídicos, o al menos no sólo sobre eso. Ando estos días ciertamente expectante ante movimientos que acontecen en el ámbito de la Unión Europea y que se vislumbran en noticias que no tienen toda la repercusión que deberían de tener.

Así son periódicas las noticias que indican la posibilidad de que se suspenda schengen lo que significaría y limitaría la libre circulación de personas por el espacio de la Unión Europea (no sólo por esta pues hay países schengen no UE), siendo la última "excusa" hablar de una "avalancha" de refugiados.

Y también no quiero creerme algunas noticias que leo pues realmente no acabo de entender el motivo de tales decisiones. Así en Middlesbrough se han pintado de rojo las puertas de casas habitadas por solicitantes de asilo, en Cardiff se les marca con pulseras o se les confisca sus bienes en Dinamarca, por no hablar de los vergonzosos números de recolocacion de refugiados en la ya reconocida como mayor crisis de refugiados tras la Segunda Guerra Mundial.

Que está pasando en la vieja Europa? Ya he escrito en este blog con anterioridad mi opinión sobre la poca importancia que por los estados se le ha dado a la ciudadanía europea como proyecto y como los avances que ha habido ha sido porque realmente no les ha quedado otro remedio muchas veces en cumplimiento de sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea precisamente a raíz del incumplimiento por los estados del derecho de la Unión. No es difícil pensar que nunca se ha creido en la realidad de ser ciudadanos de la Unión.

Y como la vieja Europa, teniendo tan reciente todo lo que ocurrió en la misma durante el siglo XX, puede estar haciendo esto y tomando esta posición ante los refugiados? La misma vieja Europa que se arroga una superioridad moral cultural, que se siente creadora de unos instrumentos de reconocimiento de derechos humanos que luego vacía de contenido. De donde surge esta insensibilidad de quién tiene una historia tan reciente de horror de la que surge precisamente el convencimiento ético y jurídico de la necesidad de garantizar los derechos humanos de todos y especialmente de los refugiados. Europa es un monstruo. Y nosotros que miramos a otro lado, que somos capaces de ver lo que está pasando pero incapaces de reconocer su significado tenemos gran responsabilidad en ello.

Llevo tiempo diciendo que Europa es un ente en decadencia, del pasado, sin saber qué lugar ocupar en el presente. Solo un ser anquilosado, que no se reconoce, que no se conoce, que no quiere afrontar su situación actual, perdido en ensoñaciones, espejismos y por qué no en delirios de grandeza es capaz de hacer lo que está haciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario