AUTOR

Abogado: ALFREDO HERRANZ ASIN Despacho: Conde Aranda, 1, Pral. Izda. 50004 Zaragoza Teléfono 976205797 Email: alfredoherranz@reicaz.com Twitter: @extranjeriabog

OTROS BLOGS DEL AUTOR

domingo, 20 de abril de 2014

¿PARA QUE UNA LEY DE EXTRANJERIA SI NO LA CUMPLIMOS?

Ya he escrito en este blog en varias ocasiones sobre el tema de las expulsiones ilegales por parte de la administración española en Ceuta y en Melilla, por ejemplo aquí, o de cómo en realidad en materia de extranjería no se cumple el Estado de Derecho y por tanto el principio de legalidad.

Nuevamente tenemos un hecho que lo demuestra, bastante grave por cierto. En estos días pasados un grupo de inmigrantes accedió a las islas chafarinas, territorio español, algunos de ellos pudieran ser menores de edad y solicitaron asilo. A pesar de eso, el Estado Español de manera irregular procedió nuevamente a lo que denominan "expulsiones en caliente". Como digo el tema es bastante grave por los dos extremos apuntados, uno que pudieran ser menores de edad (se les práctico la prueba de medición de hueso pero esta prueba tiene un sensible margen de error) y sin lugar a dudas, solicitaron asilo. Aquí la noticia.

La Administración siempre ha de cumplir la norma, no solo porque a ello viene obligado por la misma, por el principio de legalidad, sino que como veladora del cumplimiento de la norma por parte de las ciudadanos, ¿que legitimidad ética tiene en dicha vigilancia y control si ella misma no la cumple?.

El mensaje que se manda es gravísimo, el de que nos podemos saltar la norma cuando nos convenga. Pero además de este mensaje resulta que el incumplimiento afecta no solo a derechos humanos sino a convenios y obligaciones internacionales, como es la protección del menor y la de los solicitantes de asilo. Más en un país del que hacer décadas tuvieron que salir muchos españoles perseguidos tras la guerra civil y que fueron acogidos en países terceros. Que poca memoria tenemos, o que memoria tenemos para lo que nos interesa.

Lo más sencillo, es entender que si tenemos una norma que no cumplimos, la ley de extranjería, porque la Administración está indicando que la misma no es útil, debería tener la valentía de reformarla, en vez de incumplirla sistemáticamente, y adecuarla, si es que puede, a lo que entiende que son los intereses que debe proteger.

Ciertamente es preocupante que a los ciudadanos, estas cuestiones de fondo, se las traigan al pairo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario