FRONTERAS Y CUCHILLAS

Repugna a muchos la colocación de cuchillas en las vallas alambradas de la frontera, aquellas diseñadas para que los inmigrantes no entren. No sé hasta que punto los mismos que se escandalizan de ello, se escandalizan de las propias fronteras en sí.

Queremos fronteras? No es en sí misma una frontera el Mediterráneo cobrandose muertes?

Y qué decir de una normativa de extranjería que condena a un peregrinaje de explotación a quien consiga saltar esa valla de cuchillas y el mediterráneo. Una normativa que en la práctica impide la obtención de las autorizaciones de residencia y trabajo llegando incluso a crear ese limbo de los inexpulsables, sujetos que no se van a poder regularizar y a los que no vamos a expulsar.

Si queremos fronteras no seamos hipócritas, y dotemoslas de todos los medios necesarios para impedir su cruce. Si no queremos fronteras entonces por qué discriminar entre unas y otras?

Que fácil se opina desde la hipocresía y cuan escasa es la coherencia. Y que fácil es criticar las cuchillas pero olvidarse de esas otras fronteras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

V MEETING EXTRANJERISTA EN DONOSTI

EL PROCEDIMIENTO DE REVOCACION DE EXPULSION

EXPULSION DE COMUNITARIO: ORDEN PUBLICO