AUTOR

Abogado: ALFREDO HERRANZ ASIN Despacho: Conde Aranda, 1, Pral. Izda. 50004 Zaragoza Teléfono 976205797 Email: alfredoherranz@reicaz.com Twitter: @extranjeriabog

OTROS BLOGS DEL AUTOR

lunes, 7 de octubre de 2013

LAMPEDUSA Y LA HIPOCRESIA DE LA UE

Hace tiempo que vengo diciendo que Europa está en decadencia. No es una afirmación que guste oírse y todavía no he encontrado a nadie que la comparta. Europa ya no es alguien a ser tenido en cuenta en el contexto internacional aunque por parte de quien verdaderamente corta el bacalao se le siga regalando los oídos. Es como aquella vieja estrella que sigue siendo invitada a actos formales y eventos sociales sin que se de cuenta que su tiempo ya pasó.

Si la propia Europa no se da cuenta de ello mucho menos se dan cuenta otros países, como los que integran Africa, y todos aquellos emisores de migrantes que ponen como destino la vieja Europa. A Europa le vendría bien caer del guindo y reconocer su papel postrero, aunque tampoco así dejaría de ser considerado un destino atractivo por quien emprende el viaje de la inmigración, que pocas veces tiene conocimiento exacto de lo que le espera y que piensa más en cuestiones geográficas de inmediatez a la hora de afrontar el trayecto.

Pongamonos en la piel de un africano, donde emigrarías? a Rusia? a China? a USA? es inconcebible. Su único destino posible es una Europa castigada y que plantea una feroz lucha legal contra la inmigración. De este modo los países del Sur de Euopa, los sujetos a intervención directa o indirectamente y gobernados por la troika han de ser garantes del sostenimiento de unas fronteras que no existen al uso. Nuestro muro de Adriano ante las invasiones bárbaras (los bárbaros para los romanos, no eran otros que los extranjeros) es el Mediterraneo. Y el trayecto migratorio se cobra vidas, como ha ocurrido en Lampedusa.

Muchos habrán llorado tiernamente la reciente tragedia o habrán participado en minutos de silencio. Los mismos que tiempo atrás habrán hablado de invasión de extranjeros, manifestarán que aquí no caben y hay que expulsarlos o habrán vertido opinones enfurecidas ante cada intento de salto de la valla de Ceuta o de Melilla.

La realidad geográfica se impone y en el caso de islas como la de Lampedusa más. Alguien se habrá planteado paradójicamente renunciar a dicha soberanía? Acabará Europa replegandose más allá del mediterráneo? Ay Europa, a la que se le llena la boca de convenciones de derechos humanos, quien mira orgullosa hacia un pasado de civilización, filosofía, ciencia. Una Europa en quiebra social que no puede permitirse la llegada de más habitantes sin que ese sea el real problema que se extiende como cáncer por sus entrañas. Que se siente madre de la construcción actual de los derechos y de la democracia y que se los niega a los más desgraciados. Una Europa que mantiene un sistema fallido y decadente sobre cadáveres como los de Lampedusa.

2 comentarios:

  1. Asi es querido compañero, y nuestra lucha diaria para conseguir un poco de derechos para los que estan entre nosotros, ninguneados por la administración que se llama asi misma democratica. Una pena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estamos y lo hacemos por convicción. No todos pueden decir lo mismo

      Eliminar